Branding Tips

Branding. Seguro que has escuchado más de una vez, y más de dos, el término “branding”. A todos nos suena. Ahora bien, ¿sabemos a qué nos estamos refiriendo exactamente cuando hablamos de branding? Sí, sabemos que es algo relacionado con el marketing, la publicidad, las marcas… pero, ¿qué es exactamente?

En verdad, el branding se puede definir de forma muy sencilla. Hablar de branding es hablar del proceso de creación de una marca. Así, sin más. Pero claro, inmediatamente surgen nuevas cuestiones, ¿qué es una marca? o ¿cómo se construyen?

Respecto a la primera pregunta, quizás sea suficiente responder por boca de la Asociación Americana de Marketing, que nos dice, literalmente, que una marca es “un nombre, símbolo o diseño, o combinación de ellos, cuyo fin es identificar los bienes o servicios de un vendedor, y diferenciarlos así de sus competidores”.

Responder a la segunda cuestión no es tan sencillo. ¿Cómo se construye una marca? Bueno, lo primero que hay que tener claro es que se trata de un proceso. Nunca se deja de construir marca. Y para no ir tomando decisiones improvisadamente, lo mejor, antes de nada, es establecer una estrategia de creación de marca. O lo que es lo mismo, una estrategia de branding.

Lo que sigue son algunos tips elementales, unas preguntas que sería muy bueno que te hicieras ante cualquier proyecto y que ninguna estrategia de branding debe pasar por alto.

1.- ¿Qué tiene tu marca de especial? ¿Qué es aquello que te hace único? La palabra clave aquí es diferenciarse. Puedes vender libros, pero si te quedas simplemente en eso, tendrás una competencia inmensa. Ahora bien, si ofreces algo más que libros, si ofreces al consumidor una experiencia única, si te diferencias lo suficiente hasta llegar al uniqueness, si consigues eso… bueno, en ese caso estarás acercándote a un monopolio. Sí, todos llevamos dentro un posible monopolio. ¿Acaso no somos todos únicos?  

2.- ¿A quién te estás dirigiendo? ¿Cuál es el target? ¡Esto es clave! ¿Existe realmente gente a la que le interesa tu propuesta? Esto hay que tenerlo muy claro desde el principio. Es fundamental hacer un análisis previo. Y una vez hecho, elaborar un profile del cliente tipo. ¡Hay que conocer al cliente!

3.- ¿Cómo vas a comportarte? ¿Cuál será la personalidad de la marca? Imagina tu marca igual que si fuera una persona, ¿cómo sería? ¿joven o adulto?, ¿una persona seria o bromista?, ¿atrevida?, ¿conservadora? Piensa detenidamente en esto, y recuerda: no ofrezcas nada que no puedas cumplir.

El tema es inmenso y da para mucho, mucho más. Pero estas tres claves pueden ayudarte para empezar a pensar más ordenadamente en tu proyecto.

Naming para empresas: el bautismo de fuego

 

El naming, qué momento. Antes que el logo, y antes casi que cualquier otra decisión, hay que colocar un nombre a la empresa. Y este es un momento crucial, porque el nombre acabará por definir muchísimos aspectos que afectarán a la propia cultura de la empresa. Hay que ser valientes y positivos, pero… también hay que tener presente que gran parte de las posibilidades del éxito de un proyecto dependen de un buen naming, así que, sí, es muy importante no equivocarse.

contenidos-blog-2

Los gerentes y directores de marketing con frecuencia no reconocen la trascendencia de este momento, pero resulta muy aconsejable dejar en manos de profesionales esta decisión. O al menos, dejarse asesorar por ellos.

El nombre de la empresa será el primer mensaje que la marca dirija a su público potencial. Este momento supone un auténtico bautismo de fuego, en donde debemos emocionar por vez primera al target. Entendamos el concepto“emocionar” como “dejar huella” en la mente de nuestro público. Si desde el principio el público no siente nada en absoluto respecto a lo que le estamos comunicando, nos descartará, y ya será muy difícil volver a remontar el vuelo.

A la hora de pensar en un buen nombre, saber a quién nos dirigimos es muy importante, pero no es lo único. Que sea recordable y corto, distintivo, creativo, que incluya algún guiño al sector en el que se mueve la empresa, o que se encuentre libre en el registro de marcas, son tan solo algunos de los múltiples factores que hay que tener en cuenta.

Un ejercicio de naming supone una disciplina estratégica bastante compleja que en Yellows estamos acostumbrados a trabajar.

 

Email marketing: ¿existe algo más eficaz?

A veces, lo más sencillo suele dar un gran resultado.

Un ejemplo lo encontramos en el e-mail marketing, actividad que podría ser definida simplemente como el envío de un e-mail con información comercial a un cliente o cliente potencial. Si la empresa cuenta con una base de datos de un tamaño considerable, estaremos hablando de envío de email marketing.

contenidos-blog-mailing

Cada día esta estrategia de marketing directo se afianza como el medio más eficaz y personalizado que tienen las empresas para comunicarse. Los números avalan el potencial que tiene esta herramienta.

Por ejemplo, las cuentas de e-mail abiertas hoy día en todo el mundo son más del triple que todas las de Facebook y Twitter juntas. Ojo, más del triple. Y esta diferencia aumenta cada día. Otro dato: Más del 90% de los usuarios de Internet disponen de una cuenta e-mail, y abren su correo varias veces al día.

De todas las estrategias de marketing directo, el email marketing es el método con un índice mayor de ROI (retorno de la inversión), o sea de conversiones, de ventas.

La dificultad del asunto se encuentra en la fina línea que separa el e-mail marketing del spam. O lo que es lo mismo: el éxito del fracaso. Para evitar caer en spam, y realizar la operación con éxito, existen medidas que los profesionales conocen.

Una vez realizada la aproximación, ésta puede ser medida, posibilitando que mejores tus resultados con el análisis de las métricas y tests, e ir afinando campaña a campaña. Recuerden, el email marketing, o mailing masivo es la herramienta más eficaz del marketing online.

Un buen logotipo para empresas

 

contenidos-blog-logotipo

El logotipo es la pieza central de toda la imagen corporativa. Disponer de un buen logotipo para empresas es imprescindible. Es el momento en el que las empresas inician toda su comunicación. Los emprendedores, al arrancar su proyecto, con frecuencia no se dan cuenta de la trascendencia que tiene la elección de un buen logo.

Si el logotipo es incorrecto, con toda seguridad a partir de este punto irán sucediendo incoherencias y errores en todo lo referente a la filosofía, los valores, y todo lo relacionado con la cultura de la empresa. Y todo esto, antes o después, acaba repercutiendo en el propio balance del ejercicio económico. Para evitarlo, es muy aconsejable no olvidar algunos consejos que nos pueden ayudar mucho.

¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta en la elaboración de un buen logotipo para empresas?

  • Hay que conocer profundamente la marca, su esencia, su historia, su filosofía porque el diseño final, de alguna forma, debe transmitir todo esto.
  • Hay que saber bien a quién nos dirigimos. ¿Quién es nuestro público potencial? ¿Cómo es nuestro target? ¿Hemos realizado un profile de nuestro comprador? No puede ser igual el logo de una empresa que vende juguetes para niños, que el de una inmobiliaria.
  • Debe ser efectivo, sencillo. La tendencia debe ser hacia la simplicidad. Evitar elementos superfluos que confundan su esencia.
  • Ha de ser fácilmente identificable, generalmente un logo que es recordable es un buen logo.
  • A la hora de crear un logo, hay que “apuntar a lo eterno”, es decir, no pensar en modas, pues éstas siempre pasan y en ese momento, el logo quedaría obsoleto.

La identidad corporativa de una empresa

Con frecuencia empleamos términos de marketing utilizando conceptos erróneos, sin conocer del todo el verdadero significado de los mismos. Esto genera confusión y puede dar lugar a graves malentendidos en los pedidos y, por tanto, en las relaciones con los clientes. Uno de los errores más comunes es la confusión que se da entre conceptos como “identidad corporativa”, “identidad visual” o “imagen corporativa”.

contenidos-blog-identidad¿Los tenemos claros? ¿Los distinguimos sin problema? Por si acaso vamos a darles un repaso rápido.

Si quisiéramos expresarnos mediante una fórmula matemática, diríamos que, por un lado, la “Identidad Corporativa equivaldría a la “Identidad Verbal” sumada a la “Identidad Visual”. O sea:

I. C. = I. Verbal + I. Visual

Al arrancar un proyecto o empresa, una de las primeras cuestiones que debe preocuparnos es encontrar un nombre apropiado para la misma. Este ejercicio es lo que se llama naming. (Ya ofrecimos algunos tips de cómo dar con un buen nombre para la empresa en este artículo). El naming forma parte de lo que se conoce como “Identidad verbal”, y ojo con este concepto, que analizaremos próximamente en otro post.

La identidad visual es básicamente el logotipo de la marca (ver artículo sobre logotipos para empresas aquí), más las reglas de uso y sus aplicaciones en los diferentes soportes (recogidas en el manual de marca).

Por lo tanto, cuando hablamos de Identidad Corporativa, de lo que hablamos es de la suma de los elementos verbales y visuales que conforman la identidad de una empresa.

Entonces, ¿qué es la imagen corporativa?  Pues la imagen corporativa no es más que la imagen que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en una empresa u otra. Nuestra concepción interna sobre una marca u otra. Cuando una empresa nos parece aburrida, o conservadora, o divertida.

Espero que este post haya resultado de tu agrado.

Abrir chat